Ya aflora la primavera

Por | 20 marzo, 2013 | 0 comentarios

Empieza un nuevo ciclo, una nueva estación y desde Finca Santa Barbará te contamos leyendas de esta magnífica estación, la primavera.

Desde la cultura clásica griega nos llega el mito de Deméter (Ceres para los romanos) y su relación con Perséfone, su hija. En el panteón olímpico, Perséfone era hija de Zeus y consorte de Hades (Plutón para los romanos, dios del inframundo). Perséfone se convirtió en diosa del inframundo cuando Hades la secuestró en la tierra y la llevó con él. Perséfone había estado jugando con algunas ninfas a quienes Deméter convirtió en sirenas como castigo por no haber intervenido. La vida se paralizó mientras la deprimida Deméter (diosa de la tierra) buscaba a su hija perdida. Finalmente, Zeus no pudo aguantar más la agonía de la tierra y obligó a Hades a devolver a Perséfone enviando a Hermes para rescatarla. Pero antes de liberarla, Hades la engañó para que comiese seis semillas de granada, lo que la obligaba a volver seis meses cada año. Cuando Deméter y su hija estaban juntas, la tierra florecía de vegetación. Pero durante seis meses al año, cuando Perséfone volvía al inframundo, la tierra se convertía de nuevo en un erial estéril.

En una versión alternativa, Hécate rescató a Perséfone. En otras versiones Perséfone no era engañada para comer las semillas de granada sino que decidía comerlas por sí misma. Algunas versiones afirman que comió cuatro semillas en lugar de seis. En cualquier caso, el resultado final es la ocurrencia del verano, la primavera, el otoño y el invierno.

Pero para nosotros los mortales, y viéndolo desde el punto de vista de la ciencia, la primavera es una de las cuatro estaciones de las zonas templadas, y una de las dos estaciones de la zona intertropical la transición entre el invierno y el verano. El término prima proviene de (primer) y vera de (verdor). Astronómicamente, esta estación comienza con el equinoccio de primavera, y termina con el solsticio de verano.

Se denomina equinoccio al momento  en que los dos polos de la Tierra se encuentran a igual distancia del Sol, cayendo la luz solar por igual en ambos hemisferios La palabra equinoccio proviene del latín aequinoctium y significa «noche igual», es decir, los días tienen una duración igual a la de las noches en todos los lugares de la Tierra.

Así que por qué no disfrutar de toda su belleza en el medio rural con nuestros huertos de  palmeras, Parques Naturales o por el campo.

Además, si quieres hacer algo para ti o los tuyos en esta temporada, qué mejor forma que pasar una estancia inolvidable aquí, en la Finca Santa Barbará, que se puede complementar con una estupenda cena en el Restaurante Carabi, o darle un toque de aventura yendo de safari en familia.

Por último, podrás disfrutar de la primavera en todo su esplendor gracias a los jardines que posee la finca Santa Bárbara además de las más variadas actividades de la que siempre está a su servicio.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*